Seguidores

sábado, 27 de febrero de 2010

ESCRIBIR.

Escribir es peligroso, sobre todo cuando lo haces de tus pensamientos más profundos, de esos que con nadie hablas porque sabes que siempre harían daño.
Escribir sobre tu alma cambiante es aún más peligroso, porque esos sentimientos vividos o no vividos, a veces, el que lo lee los malinterpreta o no los entiende. Escribir para desahogarse de una traición, de una pena, un desengaño o un desamor, sobre la desconfianza, sobre la decepción, es muy peligroso porque todo el mundo que vive a tu alrededor siente probablemente esos mismos sentimientos, en algún momento, pero nunca habla de ellos y cuando alguien lee, ya todo ha pasado, ya nada es igual, ya nada tiene sentido, por eso es absurdo escribir sobre los sentimientos y dejarlos leer a otros. Escribir sobre la felicidad que se siente y las emociones alegres y positivas es aún más peligroso el que lo lee, a veces, siente un profundo sentimiento de envidia o simplemente piensa, que estas loca. Generalmente, cuando eres feliz, no te paras a escribir, no tienes tiempo. ¿Porqué nos gusta tanto escribir y que otros lean lo que escribimos?.