Seguidores

lunes, 18 de enero de 2010

PARA MEDITAR.

En el blog de Eduardo Punset, leí un texto que os pego en esta entrada sobre felicidad y educación, me pareció interesante, ahora que he vuelto a mis clases y que intento que mis alumnos aprendan a pensar como escultores, como artistas o como individuos con cierta sensibilidad...

El blog de Eduardo Punset es:

http://www.eduardpunset.es/ merece la pena echarle un vistazo de vez en cuando, su pensamiento y sus programas dan ideas y razonamientos para empezar a meditar un un nuevo proceso educativo. Estamos evolucionando demasiado deprisa en algunas maneras de vivir, mientras que en otras aún estamos estancados en los comienzos del siglo XX, o quizá antes, por desgracia y sobre todo en EDUCACIÓN.

Hay que tener en cuenta que es también, de donde primero se recortan los presupuestos cuando hay una crisis y la parte de la estructura social más abandonada, más pobre, con menos investigación y menos abierta a la evolución.

"¿Qué decía Buda, quinientos años antes de Cristo, sobre la felicidad? Pues que se podía salir de la infelicidad renunciando a muchos deseos de orden sexual y de otro tipo. ¿Y qué dicen ahora mis amigos científicos? Pues que es preciso rediseñar una nueva tabla de compromisos: no se puede, cuando se tiene una vivienda, pretender una segunda; enseñar idiomas a los hijos y, por lo tanto, enviarlos a estudiar al extranjero; enrolarlos en la escuela más cara y famosa; tener varios, demasiado seguidos; compaginar la carrera con un segundo trabajo. O para ser más precisos, los expertos están sugiriendo que en la tabla de compromisos se puede incluir cualquiera de estos objetivos, pero difícilmente todos a la vez.

¿Qué otras pautas sugería Buda para ser feliz? La noble verdad del camino que lleva al cese del sufrimiento –para utilizar sus palabras– incluía “el recto esfuerzo”. Los mejores psicólogos, uno de ellos de origen húngaro, con un nombre imposible de pronunciar y que en la actualidad enseña en California, hablan de “sumergirse en el flujo”. Es preciso no sólo esforzarse mucho en algo, sino dejarse embriagar por ello, ya sea un gran amor, un deporte, una profesión o trabajar las tardes de los domingos. Todo menos pasarlos, aburrido, viendo la televisión.

”¡Eduard, por Dios, algo dirán de nuevo tus amigos neurólogos y psicólogos que no hubiera dicho Buda quinientos años antes de Cristo!”

Pues no. Existe un consenso generalizado de que sin concentración no es posible educar. ¿Saben cuáles son las dos recetas más importantes según Buda? La recta atención y la recta concentración."

El documental se llama "Ser feliz es desear menos"

Por Charo Acera.