Seguidores

lunes, 16 de noviembre de 2009

EL CONOCIMIENTO GUARDADO E IGNORADO.

EL CONOCIMIENTO GUARDADO E IGNORADO.
Con los ojos del tiempo voy mirando esas caras del saber, cuánto no sabrán ellos de las cosas más bonitas de la vida, cuánto no sabrán del tema que enseñaron, investigaron o estudiaron. Cuando uno trabaja toda la vida en una materia, con los años sabe mucho de ella y más si además de su trabajo es su amor. Y, me pregunto, cada vez que encuentro a uno, ¿por qué no dedicaron el tiempo a escribir para dejar un legado a las generaciones siguientes? Es necesario que los sabios vuelvan a sus escritos para cambiar el mundo, este mundo de ignorantes, de consumidores, de políticos corruptos, de incompetentes en los puestos de dirección. Ellos siempre encontraron la manera de hacer crítica, de modificar las leyes, de cambiar a los gobiernos y de solucionar una mala gestión con su grito o su palabra. ¿Donde están los sabios de esta generación?¿Donde Los intelectuales capaces de ver el mundo de otra manera? Gente capacitada que a través del estudio vean claro, digan con palabras reales y verdaderas, la verdad y muevan los hilos de este pueblo, escuela, ayuntamiento, ciudad, región, comunidad autónoma y gobierno. Si se hace un balance de la cantidad de puestos de relevancia que ocupan personas incompetentes no estudiada, no culta, no dotadas de capacidad de gestión y sin el menor concepto de lo que es la organización de lo que se trae entre manos, con una enorme ambición de poder para chupar del bote en horas, jornadas o dinero, si todos fueran de color amarillo, el mundo desde el espacio se vería muy curioso, !lo imaginan¡. Y siento en mi alma una gran tristeza porque sabios hay, y sin embargo, su silencio observador y su falta de implicación me dice que ya no tienen ganas de luchar ni de escribir, que el tiempo pasado fue mejor, que había dignidad y respeto: esas dos palabras que se han vuelto invisibles, sus palabras ya no sirven, su legado nadie lo lee; ya no está de moda estudiar e investigar para ser sabio, ahora hay que ser rico, muy rico, muy deprisa y caiga quien caiga. Es una lástima, porque es la herencia de nuestros hijos.

2 comentarios:

  1. La incompetencia del individuo es sólo un síntoma del mal del sistema entero.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga: son preguntas que nos hacemos muchos.Reclamos que están en todos nosotros. Revertir la situación desde nuestro lugar es difícil habiendo tanto afán desmedido en los que tendrían que ser ejemplo para nuestos niños, jóvenes y también adultos que se han dejado llevar por lo fácil.
    No solo los sabios faltan, tampoco hay muchos músicos y compositores buenos, artistas de todas las áreas, que crean para subsistir. En fin esperemos que esto se revierta. Me uno a tu reclamo.
    Besos.

    ResponderEliminar