Seguidores

sábado, 6 de diciembre de 2008

DONDE ESTAS.

Qué hago yo aquí, todos los que me rodean charlan, beben vino, se miran y hablan sin parar; de vez en cuando hay algunos cambios y se mueven hacia otros grupos o hacia otros espacios más despejados, fuman; todos se conocen, se saludan, palabras de cortesía, comentarios jocosos, generalmente sin mucho contenido; las ves, a las palabras, saltar por encima de las cabezas, algunas antes de llegar a alguna parte, se deshacen, como si fuesen de arena y; unos salen y otros entran, se miran, seguro que se analizan, se preguntan: ¿y ese, qué hace aquí con esta gente?, y esta, no estaba con... y las miradas incomprensibles e indispensables de las personas que no se identifican, y los gestos de los que se saludan sin pasión y con efusión , y aquellos que están, pero fuera de contexto, y los otros que están y no deberían. Al final, solo unos pocos respiran cómodos, se miran con calma, se suaviza la palabra, el gesto y la voz, el vino se mueve a buen ritmo y están, los que tienen que estar y, son, los que son.