Seguidores

lunes, 20 de octubre de 2008

PENSAMIENTOS.

Últimamente cuando paseo, me gusta mirar las caras de los que conmigo se cruzan, me gusta pensar en sus historias, cada una de las muchas historias, millones de historias. Así la mía, pierde importancia, pierde valor, y puedo caminar más ligera, como flotando en un camino de nubes. Mi camino ligero es porque todo va bien, pero veo caminos pesados y oscuros, tremendos y tristes, caminos llenos de muchas cosas que nadie quiere contar. ojalá todo el mundo pudiese contar su historia, sin secretos, sin mentiras. Quizá el mundo funcionaría mucho mejor, porque conociendo las historias de otros podríamos compartir muchos momentos, en un mundo en el que ya no sabemos compartir nada.