Seguidores

sábado, 9 de agosto de 2014

Articulo sobre las puertas.

http://www.diariodeleon.es/noticias/leonalsol/dos-puertas-calle-simbolizan-musica_912129.html


La escultora Charo Acera tiene sólo una obra en la calle. En realidad son dos. Dos puertas colocadas en 1999 en el edificio Álbéniz, en la Avenida Reyes Leoneses número 6, frente al Auditorio Ciudad de León. Son dos piezas soldadas de 3x1 metros. Fueron un encargo del arquitecto del edificio, Juan Fernández Díez. «El escultor necesita reconocimiento porque es una manera de vivir». El edificio se llama Albéniz «por lo que el tema tenía que estar relacionado con la música». La escultora hizo dos relieves en arcilla que se reprodujeron en cemento y se fundieron en la Fundación Nava, un negocio que ya está cerrado. «Supuso un reto para mí porque fue la primera obra grande que hacía. Me produjo una gran satisfacción porque sentí la sensación de que era capaz. A las mujeres siempre se nos cuestiona más». El hierro con el que se construyeron las puertas es reciclado de las alcantarillas de León. «Están algo oxidadas, pero un óxido que se ha frenado por un barniz». Las puertas representan la música «con un violonchelo que es mi instrumento favorito. También hay cinco cantores». Charo Acera enseña escultura en la Escuela de Arte. «La escultura es un lenguaje poco común. No es sólo un proceso manual, también es intelectural. Hay que mancharse las manos. El proceso creativo de la escultura es disfrutar manchándose».
Charo Acera prepara ahora su próxima exposición. ‘Posa para mí’ es un trabajo que supone para la escultora el moldeado de un centenar de bustos de personas que posan voluntariamente para la artista. «Será una exposición grande».
carmen tapia